MENU CLOSE

La Herramienta – Unas pocas palabras con Ligne W

El amigo del mesaro. Cuchillo del Sommelier. Llave para vinos. Sacacorchos. Como sea que le llames, sólo hay una herramienta que al sommelier moderno no le puede faltar. Aún así, el sacacorchos ha atravesado un número de modificaciones para llegar a donde se encuentra el día de hor. Aunque existen menciones de un “gusano de acero” desde finales de los 1600’s, la primer patente del sacacorchos se presentó en 1795 por el Reverendo Samuel Henshall en Oxford, Inglaterra. Cerca de 100 años depsués, del otro lado del canal en Alemania, Carl F. A. Wienke inscribió una patente en 1882 para el sacacorchos plegable bajo el nombre de “Amigo del Mesero.”

Con poco más que un tirabuzón y una palanca, la simplicidad de la llave del vino es justamente su brillantez.

Sébastien Lézier, fundador de LIGNE W, describe al cuchillo del sommelier como el “objeto unificante por excelencia.” Comprando barricas de vino descartadas por enólogos en Francia, él usa las duelas desmanteladas de la barrica para hacer los mangos de los sacacorchos. Lézier cree que un material tan valioso merece seguir viviendo en manos de un sommelier. En 2017, LIGNE W adquirió la marca de Chateau Laguiole. ASI se contactó con Lézier para conocer un poco más sobre las herramientas y habilidades que definen a la sommellerie el día de hoy.

 

¿Cuáles son las tres habilidades que todo sommelier debe poseer?

1.- Habilidad para escuchar: Para entender el gusto del cliente y lo que está buscando. ¿Será que ya tiene idea de lo que está buscando o está a la expectativa de ser sorprendido?

2.- Una mente abierta: Con la información dada por el cliente y los platillos escogidos, el sommelier, considerando los vinos que tiene en su cava y menú, debe proponer varias opciones, incluyendo una que sorprenderá positivamente al cliente.

3.- Confianza propia y habilidades de espectáculo: El sommelier debe envolver al cliente y hacerle recordar que dicha interacción es una parte integral de la experiencia.

 

¿Qué herramienta no le puede faltar al sommelier moderno?

¡Un gran sacacorchos, por supuesto!

Esta es la herramienta principal de un sommelier y muchos de ellos los esocgen con cautela. Un gran abridor de vinos no es siempre uno muy costos, pero debe reflejar la personalidad del dueño. Es como la extensión de su mano. En caso de un brazo tatuado por ejemplo, ¡podemos imaginar la extensión del tatuaje en el sacacorchos mismo!

Para mi, abrir una botella es como un espectáculo y una buena presentación necesita una buena herramienta profesional… Por favor, ¡no me pregunten mi opinión sobre las taparroscas!

English Español