MENU CLOSE

Familia Torres, mirando hacia el futuro

Hoy en día, Miguel y Mireia continúan con el trabajo de cuatro generaciones de una familia dedicada a los vinos y brandies de calidad, adaptándose a los nuevos retos como el cambio climático.
Miguel personifica un legado que mira al futuro. Bajo su liderazgo, los vinos de la familia han venido a representar las Denominaciones de Origen más finas en España, y, además de esto, la bodega está firmemente comprometida con la viticultura orgánica.
Las últimas adquisiciones de la familia demuestran el deseo por crear vinos de terruño, que expresen la tierra de la que provienen.
  • La bodega Purgatori fue reconstruida en 2018 como tributo a la historia de la bodega, que dio hogar a monjes de la abadía de Montserrat en el s. XVIII, que ahora nos brinda su nombre epónimo, de la de DO Costers del Segre.
  • El viñedo Mas de la Rosa en Priorat, es un pequeño viñedo de 1.9 hectáreas de vides libres de 80 años de edad, plantadas en los costados de colinas que se encuentran a 500 metros sobre el nivel del mar, las cuales producen un único vino del mismo nombre.
Mireia está liderando los proyectos de RDI: Desarrollo de Investigación. Esto incluye los estudios actuales sobre métodos no invasivos en el viñedo, medidas para adaptarse al cambio climático, así como tratamientos naturales para combatir nuevas enfermedades y amenazas potenciales a la vid.
Más allá de esto, la bodega pone un especial énfasis en una economía circular y biodiversidad en el trabajo que hace.
Los hermanos avanzan entusiastamente en el proyecto de recuperar variedades ancestrales. Iniciado por Miguel A. Torres, representa la piedra angular de un nuevo enfoque a la vida y el vino que reconoce la nueva realidad climática. Por lo tanto, la familia ha recuperado múltiples varietales indígenas, de los cuales han empezado a producir vinos. En particular un varietal blanco extremadamente mineral, FORCADA, del cuál Fiona Morrison MW dijo que fue su mejor descubrimiento en vinos del 2020.

English Français Español